657266713

Universo femenino

Por ellas, las que llegaron antes

      las que deseándolo a tope o sin querer nos han parido; y con sus manos y su presencia nos pusieron en este mundo y nos dotaron del suficiente amor para ser, de la suficiente fuerza para entrar en la vida. Todo no lo podían, todo no lo tenían.

      Por nosotras las que estamos ahora

      desarrollando la conciencia para estar en la vida, luchando por transformar nuestra historia y así cambiar nuestro destino. Luchando por sostener la responsabilidad de ser las artífices de nuestras elecciones, de nuestros gustos, de nuestra profesión, de la familia que nos tocó y de la que buscamos, de lo que queremos y de lo que no queremos.  Ahí estamos, en el camino.

      Por las que vienen después,

      nuestras hijas, sobrinas, nietas, hermanas, amigas, alumnas para que crezcan, con al menos, una posibilidad más que nosotras hemos tenido.  Esa posibilidad que hemos ido elaborado, pacientemente, en nuestro propio corazón y por eso ahora es un don que podemos regalarles.

      Para el amor, para la libertad de ser quien eres,

      para llegar a vivir la sexualidad como una energía mamífera, natural  y sagrada creadora de todos los seres.

JORNADAS DE TRABAJO

LA NIÑA INTERIOR

      En el proceso de crecimiento, en ocasiones, nos sorprendemos a nosotras mismas con conductas que nuestra mente reconoce ( califica) como infantiles. No queremos comportarnos así pero no podemos evitar sentirnos así.

      Por ejemplo: aspiramos a ser mujeres independientes capaces de dirigir conscientemente nuestra vida y, con tristeza, nos damos cuenta de que dependemos mucho de la opinión o la estima de alguien. Nuestra madre, nuestra pareja etc.

      Anhelamos tanto el amor o el reconocimiento de esa persona que nos anulamos a nosotras mismas y desconocemos nuestras auténticas necesidades. Somos como una niña chica buscando el amor para vivir.

      ¿ Somos como una niña chica buscando el amor para vivir?

      Esa es la propuesta a explorar en el taller, los asuntos infantiles que no han podido madurar y se manifiestan en nuestra vida presente creándonos limitaciones y dificultades.

      Vamos a acoger amorosamente a la niña interior para darle las herramientas que no tuvo, antes,  para crecer, ahora.

LA IMAGEN DE MI CUERPO

      En este taller propongo una reflexión en torno a la imagen que yo tengo de mi cuerpo.

      ¿Es mi cuerpo como yo lo veo? O en mi mirada hay filtros viejos, creencias tiranas, sesgos desconocidos que me impiden ver.

      Con ejercicios de bioenergética, respiración y movimiento vamos a ir despertando la percepción y abriendo los sentidos vamos a explorar como me siento encarnada en mí.

      ¿ Me gusto o no?.

      ¿ Me aprecio y valoro o sólo algunas veces?. ¿ Y que veces son esas donde me puedo querer?.

      Como en todas las experiencias no hay mucho más que explicar, lo que toca es vivirlas.

EL PLACER DE SER MUJER

        Las mujeres, casi siempre, somos las cuidadoras de las otras personas, andamos cargadas de responsabilidades tanto de orden práctico trabajar, atender la casa y a los hijos etc; como, y sobre todo, de orden emocional.

        Nos han educado para ser las que creamos los vínculos y hemos aprendido a escuchar y resolver los problemas de todos los que nos rodean, lo cual puede ser muy hermoso hasta el momento en que la tarea encomendada nos aplasta, nos ocupamos de los demás olvidándonos de nosotras mismas.

        Por eso es muy importante concedernos espacios donde “me cuiden a mí”. Crear espacios donde yo me tome tiempo para escucharme y darme cuenta de mis necesidades.

        Este taller está concebido para crear un espacio así, nutritivo y revitalizador donde encuentres tiempo para estar contigo, para divertirte y  para compartir con personas que entienden tu situación: las otras mujeres.

MI CUERPO, LA CASA DONDE YO HABITO

      Durante el seminario vamos a realizar ejercicios que nos permitan ir acercándonos, poco a poco, a nuestro cuerpo para observar cual es la relación que tengo en la actualidad con él: ¿Rechazo algunas partes de mi cuerpo? ¿Cuales acepto? ¿Estoy en contacto con lo que necesito, con lo que me hace bien? ¿Me valoro? ¿Tengo paciencia y cariño por y para mí? ……Estas y otras preguntas para darme cuenta como estoy conmigo.

      Gratos masajes nos ayudarán a ir abriéndonos, a sentirnos con mayor profundidad, así como poder sentir a las otras mujeres que son mi espejo.

      Cultivamos la intimidad y la confianza para respirar el encuentro enriquecedor con lo femenino, y ese es el clima protector desde donde puede surgir mi erotismo de mujer, para observar con simpatía cual es la forma que esa energía adopta en mi. ¿Es mi energía erótica como yo creo que debe ser?, o puedo descubrir resonancias nuevas si me escucho sin demasiados preconceptos de cómo debo ser.

       Este pequeño y exquisito viaje es la propuesta que te hago, un espacio que a lo largo de una jornada puede convertirse en un delicioso reencuentro con tu eros femenino.